La frutilla del postre

Desde niños hemos usado esta frase para destacar lo mejor de un evento, reunión o acontecimiento y no es para menos. La frutilla inunda con su especial aroma y sabor nuestros días de primavera-verano, aunque ahora podemos encontrarla casi todo el año en el mercado. Esas características que, literalmente, nos hacen agua la boca se deben al trabajo incesante de los fitomejoradores que aplican la última tecnología genética para que lleguen las frutillas a tus postres.

Un poco de cada lado del océano

La frutilla cultivada es un híbrido (Fragaria x ananassa) entre frutillas silvestres americanas y europeas que proporciona mayor rendimiento, tamaño de fruta, mejor sabor, aroma y conservación post-cosecha. 

Símbolo de la belleza, el amor y la fertilidad para griegos y romanos, es para Argentina sinónimo de trabajo y divisas. Su cultivo representa una economía regional de importancia para las provincias de Santa Fe, Tucumán, Buenos Aires, Jujuy y Corrientes. La cosecha se destina al mercado en fresco y a la industria láctea (yogures y helados), fabricación de golosinas y al congelado para exportación.

Algunos números

- En Argentina se cultivan 1.500 has
- La producción nacional es de 50 mil toneladas/año
- Santa Fe, Tucumán y Bs As concentran el 70% de la producción nacional
- En nuestro país se consume 1kg/persona/año
- Coronda (en la Provincia de Santa Fe) es la capital nacional de la frutilla y produce el 85% del total provincial
- Tucumán congela el 70% de la producción
- Se exportan alrededor de seis mil toneladas de frutillas congeladas, principalmente a EE.UU. y Brasil
- Se necesitan entre 12 y 15 trabajadores/ha para la cosecha


Un origen fragante e impreciso

El nombre científico de la frutilla, Fragaria, deriva del latín fragans que significa fragancia y los primeros registros de su uso como planta medicinal datan del año 23-79 de nuestra era, en los escritos de Plinio. Recién en el siglo XIV se menciona el cultivo de F. vesca (frutilla del bosque) en jardines franceses como planta ornamental, aunque con el tiempo aumentó el interés por el consumo de sus frutos. En América, los colonos norteamericanos cultivaban Fragaria virginiana por su adaptación a las bajas temperaturas y a la sequía. Esta especie llegó a Europa a principios del siglo XVII y en el siglo XVIII los exploradores encontraron frutillas silvestres en Chile. A éstas, de frutos más grandes, las llamaron Fragaria chiloensis. En Rusia y ciertos lugares de Europa se cultivaba la frutilla almizclada o Fragaria moschata, que tiene un sabor asociado con la uva moscatel.


Cinco para todos y todos para el mejoramiento

En 1714, un militar francés de apellido Frézier que volvía de una expedición por Perú y Chile trajo consigo cinco plantas de F. chiloensis, una de las cuales regaló al director del Jardín Real de París, quien la plantó cerca de F. virginiana. La planta traída por Frézier solo tenía flores femeninas, mientras que las que estaban en el jardín, flores masculinas. Esto facilitó la hibridación natural, produciendo una progenie con características excepcionales de forma, tamaño y color del fruto. Así nació Fragaria x ananassa y, con este híbrido, el fitomejoramiento de frutilla. Esas primeras plantas fueron los ancestros de todas las frutillas que consumimos en la actualidad.

Los programas de fitomejoramiento de frutilla trabajan sobre las siguientes características:

- Rendimiento/planta
- Resistencia/tolerancia a plagas y enfermedades
- Adaptación a distintas condiciones de clima, suelo y tipo de cultivo (campo abierto, invernadero, sin suelo, etc.)
- Hábitos de crecimiento que faciliten la recolección (frutos lejos del follaje)
- Producción durante toda la temporada
- Condiciones organolépticas
- Frutas grandes y uniformes
- Firmeza de frutos para reducir los daños de recolección y transporte
- Color de la fruta para satisfacer nichos de consumo
- Contenido de micronutrientes y biodisponibilidad de los mismos

Los cultivares de frutilla se clasifican según la cantidad de luz (fotoperíodo) que necesitan para comenzar a florecer. Así, hay cultivares de días cortos que florecen a finales del verano y otoño y cultivares de días largos que florecen cuando los días comienzan a alargarse y sube la temperatura. También se han desarrollado cultivares de “día neutro”; es decir que son insensibles al fotoperiodo. Su principal ventaja es que permiten extender el calendario de cosecha por 4 meses o más; lo que, a su vez, permite aprovechar varias floraciones y por lo tanto se obtiene mayor rendimiento.

Desde 1930, la Universidad de California, Davis, es una de las instituciones que hace mejoramiento de frutilla y libera gran cantidad de cultivares, patentados en EE.UU. y protegidos por derechos de obtentor en otros países. Estos son licenciados por diferentes empresas y se cultivan, tanto dentro como fuera de EE.UU., incluida la Argentina. Su programa de fitomejoramiento incluye la selección de padres superiores, realización de cruzamientos y pruebas de progenie. En estas, cuando se encuentran plantas realmente buenas, se clonan (in vivo o in vitro) y si esos clones tienen buen comportamiento en el campo, terminan siendo un cultivar. En Europa, los programas de fitomejoramiento italianos y españoles son los que tienen posicionadas las mejores variedades, tanto para producción temprana e intermedia, como tardía. Algunas de sus variedades también se cultivan en nuestro país.

Algunos números

- Hay 34 especies de Fragaria identificadas en Asia, América y Europa
- 6 meses duró la travesía marítima de las plantas recogidas por Frézier hasta llegar a Francia
- Se consideran frutillas grandes las que pesan 30gr o más
- En el RNC de INASE hay 74 cultivares de frutillas inscriptos
- En el RNPC de INASE 42 cultivares de frutilla están protegidos por derechos de obtentor
- El fitomejoramiento logró pasar de un rendimiento de 15 ton/ha en la década de 1950 a 75 ton/ha en la actualidad

En septiembre comienza la temporada de frutillas; entonces, cuando vayas a la verdulería y huelas su dulce aroma recuerda que es posible gracias al viaje de Frézier y al trabajo de miles de técnicos alrededor del mundo que hacen posible que comas frutillas más grandes, sabrosas y aromáticas. 


¿Sabías que…?

- Las frutillas son de la misma familia (rosáceas) que las peras, manzanas y almendras
- No es una fruta, sino una infructescencia (muchos frutos adheridos que tienen apariencia de un fruto único) que tiene las semillas en el exterior
- Posee xilitol, un alcohol edulcorante que se usa en chicles y tiene propiedades laxantes
- Su mayor disponibilidad se concentra en septiembre-octubre



La frutilla del postre

La frutilla es rica en nutrientes y vitaminas (B1, B2, B3, B5, B6, B12, E, A y C) así como en antioxidantes (alfa y betacaroteno entre otros). Además, aporta a la dieta varios minerales, entre los cuales están el calcio, hierro, magnesio, fósforo y potasio (170mg/100gr de fruta). Tiene más vitamina C que la naranja: 75mg de Vitamina C cada 100 gr de fruta. También, es baja en calorías (33 Kcal/100 gr) y aporta solo 4gr de azúcares libres, lo que hace que su carga glucémica sea muy baja.

 

IMAGEN DE PORTADA: UNSPLASH